top of page

El Liderazgo consciente (y humanista)

Un líder consciente y humanista vive y motiva las 3 actitudes básicas: congruencia, autenticidad y aceptación positiva incondicional. Es actuar desde un lugar de auténtica empatía y autoconocimiento sobre todo contigo misma. Se trata de actuar con respeto, consciencia e inteligencia emocional en cada oportunidad.


Los líderes NO conscientes provocan ambientes de manipulación, drama, mensajes encontrados, devaluación de las personas y sus habilidades, son difíciles de comprender, dificultan la comunicación y la expresión de sentimientos que provocan bloqueos en el equipo. Construyen un clima de trabajo centrado en el miedo.


Los líderes conscientes ayudan a construir un clima laboral sano, enfocado en la solución de problemas y en alcanzar objetivos y no en devaluar a la gente, manipular y solo enfocarse en lo negativo. Los colaboradores se sienten libres de expresar sus ideas e inquietudes, el sentimiento creativo crece.

Está más que documentado que los colaboradores felices son más productivos y comprometidos con el negocio y el primer responsable de esto, es el líder inmediato.


Lo veo en cada equipo con el que colaboro, es muy evidente. Cuando un líder se vuelve más consciente de su entorno y de la gente aplicando los tres comportamientos mencionados, ese equipo eleva su productividad y su capacidad de colaborar, son más creativos sobre todo en situaciones de crisis, mejoran su comunicación y para mi los más importante está en que crece el sentimiento de poder confiar en la persona que tienes a lado, ellos saben que cada uno hará lo que le corresponde pensando en el bien común.


Si tu no te reconoces como un líder consciente, puedes empezar a practicarlo siguiendo estos pasos:


  • SE MÁS CONGRUENTE.


Lo que sientes, piensas y haces debería de estar alineado en medida de lo posible. Si reconoces que te cuesta trabajo vivir esta congruencia reflexiona para tí, qué tan fácil o difícil te es reconocer tus sentimientos, ¿porqué sería un problema expresarlos abiertamente con otras personas?, ¿qué pasa cuando lo haces?.

Una persona congruente actúa de acuerdo a sus necesidades auténticas, busca satisfacerlas y no se deja llevar por el temor al "qué dirán".

  • SE MÁS AUTÉNTICO.


La gente cerca de ti se debería de sentir en libertad de ser, de pensar, proponer y actuar con un gran sentido de autosuficiencia, confiando en su experiencia. ¿Crees que la gente realmente te conoce o usas algún tipo de máscara para "parecer" alguien que no eres?.

Una persona auténtica no tiene miedo de expresar su personalidad, de reconocer lo que le mueve y lo que necesita en voz alta.


  • ACEPTA POSITIVA E INCONDICIONALMENTE


Aceptarte a ti mismo es poder aceptar a los demás tal y como son.

Se trata de aceptar a la gente que te rodea sin juicios de valor ni manipulaciones para obligar a la gente a actuar y ser como a ti te gustaría que fueran. ¿Crees que la gente cuando esta contigo solo actúa de alguna manera para darte gusto, pero en realidad si pudieran lo harían diferente?.


Acepta que la gente nos podemos equivocar y eso no nos hace menos valiosos.


Una persona aceptante juzga menos, acepta más.


Como puedes ver, para desarrollar tu liderazgo consciente y humanista la mejor forma de empezar es viviéndolo en ti, para después poder compartirlo y poner el ejemplo con otras personas. Reconoce y expresa tus emociones sin miedo, aceptate tal y como eres en tu totalidad, no solo algunas partes de ti. Se tu mismo con libertad, deja que la gente te conozca, sin máscaras.
9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page