Hay un techo de cristal sobre tí.

Actualizado: hace 11 horas

Y probablemente no lo ves o hasta consideras que no es así, pero creeme, ahí está.


Este techo de cristal no te deja crecer y avanzar en tu desarrollo profesional. Frena y limita tu movilidad vertical, no te deja acceder a posiciones de mayo liderazgo.


Está construido con políticas internas de la empresa, excluyentes e injustas, malas prácticas, pésimos jefes que limitan tu talento y potencial.


Aunque también hay con considerar creencias limitantes personales, sentimientos de "no ser suficientemente bueno para este trabajo", auto sabotaje y victimización.


Afecta mucho más a las minorías, a colaboradores que por alguna razón sufren de discriminación, muchas veces invisible. Ya sea por preferencias personales o cuestiones de género.




La expresión «techo de cristal» («glass ceiling barriers» el original en inglés) se atribuye a Marilyn Loden en 1978. dado que las mujeres representan la mitad de la población mundial, pero ocupan un porcentaje desproporcionadamente bajo de los cargos directivos o de liderazgo en general.

La realidad es que, sobretodo, este techo de cristal afecta a las mujeres y generalmente está construido desde el machismo y la falta de empoderamiento.


¿Cómo romper el techo de cristal?

  1. Identificalo, ¿qué lo forma y quien lo puso ahí?

  2. Busca aliados que están pasando por lo mismo.

  3. Levanta la voz, pon el tema sobre la mesa con RH, habla con otros líderes y personas que están pasando por lo mismo que tú, etc. que puedan ayudarte a romper el techo de cristal y reconozcan tu talento y potencial.

  4. Si nada de lo anterior funciona, es momento de partir.


Puede ser difícil llegar al último paso y tomar la decisión, específicamente a renunciar a este trabajo, pero ¿te vas a quedar en un lugar donde limitan tu crecimiento, no te reconocen ni valoran?.


En muchas situaciones la sutil barrera que frena el acceso de las mujeres a altos puestos y a su promoción profesional, se explica por su doble papel de mujeres y madres.

Y también vale mucho la pena preguntarnos si sólo en nuestro lugar de trabajo existe este techo de cristal o existe en algún otro aspecto de nuestra vida.





© 2015 by Leadership101mx 

  • LinkedIn Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Facebook Social Icon